Pasos esenciales para definir una estrategia de inbound marketing

Con el auge de la Generación Y o los llamados millennials (nacidos en la década de 1980 hasta 2000) se ha incrementado exponencialmente el uso de Internet, las redes sociales y otros avances basados en la tecnología. Debido a este auge, la comercialización por la red ha ganado importancia en los últimos años. En pocas palabras, se ha producido un crecimiento exponencial del marketing de contenidos, y por extensión, de las técnicas de inbound marketing.

El inbound marketing trata de una estrategia de atracción, evitando molestar con telemarketing intrusivo mediante mensajes especializados hacia tu audiencia potencial. Y muchos se preguntarán, ¿por qué es adecuado para las pequeñas y medianas empresas? La respuesta es simple: es rentable, potente y transparente.

El objetivo del inbound marketing es la atracción de visitas a tu web por email marketing, social selling o el marketing en buscadores. ¿Por qué no animar a los usuarios a pasar más tiempo y comprometerse con la marca?
Anima a tus usuarios a compartir Información y realiza un seguimiento. Al final se trata de averiguar lo que funciona y lo que no en la interacción con los usuarios.

El inbound marketing es un proceso cíclico, por lo tanto tendrás que comenzar desde la comprensión de tu público objetivo. Sin embargo, las necesidades y los deseos de tu público van a cambiar cada día, por lo que necesitarás monitorear a tu público continuamente para entender que estos cambios repercuten en sus necesidades. La frecuencia con la que actualizas el conocimiento sobre tu público dependerá de la dinámica de las tendencias que imperen cada año.

El enfoque que aporta el inbound marketing es conseguir que los visitantes pasen más tiempo y se comprometan con la marca, animándoles a convertirse en fans y lograr que compartan la información, y sobre todo, convertir leads (clientes potenciales) en clientes a través de seguimiento de sus interacciones con el contenido. Al fin y al cabo, las empresas tratan de obtener más ingresos, y es precisamente el impacto continuado el tipo de acción que puede ofrecer mejores resultados de primera mano en todo el proceso de compra, con el fin de averiguar lo que funciona y lo que no.

¿Qué pasos intervienen en un proceso de inbound marketing?

  • Workflows o flujos de publicación configurables o automatizables respecto a las landig pages y sus registros.
  • Email marketing adaptado a las necesidades del buyer journey de cada usuario.
  • SEO: Optimización de contenidos orientados a búsquedas de usuarios.
  • Analítica de contenidos y automatización de publicaciones.
  • Informes personalizables dependiendo de los objetivos del negocio.
  • Reporting de datos con el fin de optimizar el ROI de las campañas de marketing.

Marca unos objetivos y unos resultados estimados

La implementación de un proceso de inbound marketing es un proceso cíclico en el cual tendrás que empezar con la comprensión de tu público objetivo con un objetivos marcados, tales como ¿cuántos clientes quieres obtener y qué ingresos pretendes generar? ¿Cuál es el periodo de tiempo que quieres marcar para alcanzar esos objetivos?

La clave reside en transformar los contactos en oportunidades comerciales a través de métricas para entender si los leads que estamos generando son de calidad y en qué porcentaje se convierten en oportunidad.

Mide tus acciones

En el análisis de resultados tendrás que hacerte la siguiente pregunta, ¿cuántas visitas necesitas para generar un cliente? Para este cometido tendrás que analizar el porcentaje de conversión partiendo de las ventas logradas por visitas registradas.

¿Qué hay que medir?

Con Google Analytics puedes medir tanto los usuarios únicos registrados como las fuentes de tráfico, la tasa de rebote, número de interacciones sociales, o la permanencia en la web ¿Cuál es el nivel de eficacia de tu CTA (Call to Action o llamada la acción por tu email marketing? ¿Y tu CTR (ratio de conversión? Sin lugar a dudas la tasa que utilizan todos los marketing managers para valorar el ratio de ventas.

Comparte










Enviar