Impresión 3D para los negocios, ¿por qué ahora es el momento?

By in Estrategia comercial

Según un estudio de la prestigiosa consultora Gartner, el precio de las impresoras 3D estará por debajo de los 2.000 dólares en 2016. Para la firma analista este abaratamiento de la tecnología significa que precisamente ahora, antes de su implementación a gran escala, es el momento de que las empresas obtengan una ventaja competitiva.
Gartner detalla en su informe que la impresión en 3D se puede utilizar para “diseñar productos personalizados, componentes, prototipos y modelos arquitectónicos que ayuden a las empresas a promocionar su marca y sus productos de formas novedosas e interactivas”.

El auge de las impresoras 3D ha llevado a llamar a este fenómeno “la nueva revolución industrial” debido a la facilidad con que estas herramientas permiten lograr diseños que hace años eran muy costosos, creando muchas expectativas sobre los procesos de fabricación.

En la actualidad, esta tecnología ha dado pie para grandes avances en múltiples campos de la producción permitiendo crear piezas personalizadas, específicas o moldes para la fabricación en masa.
Entre los sectores que están apostando por este tipo de procesos de producción destacan los avances en la medicina, con la fabricación de prótesis personalizadas, la robótica, con la producción prototipos para el desarrollo posterior en masa y, en general, productos para actividades cotidianas, como por ejemplo, artículos de decoración, fundas para teléfonos inteligentes o tablets, o juguetes con diseños innovadores.

La impresión en 3D para usos industriales, cita el estudio de Gartner, tiene puestas las miras a lo militar, lo geoespacial y la aeronaútica, pero también hacia la industria farmacéutica, los avances médicos, la arquitectura, la ingeniería y casi cualquier tipo de manufactura. Según la firma, esta revolución en los procesos de fabricación está “mejorando los procesos tradicionales y facilitando el acceso a nuevos mercados y nuevas líneas de negocio”.

¿Cómo funciona una impresora 3D?

El método más estándar y comercializable es la impresión por filamentos mediante la fabricación aditiva, que funciona a través de una pistola de pegamento diminuta y precisa. Un hilo de plástico caliente se deposita en las sucesivas capas del producto que vamos creando. En todos los casos, los objetos presentan una textura material de capas muy finas, casi imperceptibles. Esta técnica suele utilizarse en el mercado masivo de impresión 3D. Aunque los resultados son excelentes la precisión en muchos casos es limitada respecto a la técnica de la estereolitografía, que implica utilizar una capa de resina que luego se endurece con un rayo láser.

Actualmente solo se utilizan los llamados plásticos de ingeniería para la impresión, como el ABS , un plástico muy resistente aunque caro. Analizando los estudios sobre el uso actual de las impresoras y sus futuras aplicaciones en los próximos años la empresa 3D fils cree que el prototipado rápido tendrá un gran papel dentro de esta tecnología, por eso se pensó en crear un filamento de plástico para impresión 3D basado en el almidón natural de las plantas que fuese biodegradable. De este modo, 3D fils apuesta por el filamento de calidad innovador como propuesta de valor, más sencillo de imprimir, resistente después de imprimir.

 

Segmentos de clientes

¿A qué cliente dirigirse si queremos ofrecer una verdadera propuesta de valor en impresión 3D? ¿A un cliente industrial o clientes particulares? ¿Fabricar producto en función de la demanda?  La respuesta la tenemos en la técnica llamada Customer Development. A diferencias de otras metodologías orientadas al desarrollo de la empresa acompañando al desarrollo del producto, esta metodología precursora de Lean aplicado a la creación de la empresa, basa todo su potencial en descubrir el verdadero mercado para tu empresa y producto, apostando por descubrir y aprender de los propios clientes a lo largo de su desarrollo.

Los consumibles más comunes para la impresión 3D son plásticos, generalmente ABS o PLA, y suelen venir en bobinas de filamento de 1 kg.de peso con un coste aproximado de 25 euros el kilo.

Formas de promocionar estos productos

  • Contactar con fábricas de impresión 3D y estudios de arquitectura/ingeniería, así como con Universidades donde dar a conocer el producto y su propuesta de valor.
  • Pensar en nuestro público objetivo en función del material que ofrecemos,  ¿a qué tipo de industria se dirige el producto?
  • Lanzar notas de prensa a medios con el propósito de informarles de estudios e innovaciones del sector.
  • Nos encontramos con un escenario B2B (Business to Business), por lo cual lo más importante es tener muy clara la propuesta de valor una vez delimitados los canales.
Comparte










Enviar