Internet en la tercera edad

By in Público objetivo

Cada vez son más las informaciones que recibimos relacionadas con iniciativas orientadas a introducir las nuevas tecnologías e internet entre las personas de la tercera edad. Nadie puede discutir los beneficios que pueden reportarles el acceso a la red para ciertos usos, que pueden ir desde estar comunicados con los suyos, ya sea través del email, Skype o similares, para estar informados o simplemente como método de distracción.

¿Cuánto acceden a internet nuestros mayores?

En España viven más de ocho millones de personas que tienen más de 65 años lo que supone más de un 17% de la población (datos del INE). Sin embargo según la última encuesta del AIMC el porcentaje de los que acceden a internet apenas si alcanza el 2,5%.

Es decir, tenemos un público potencial de casi 8 millones de personas que podrían ser consumidores de contenidos, a los que podrían interesar servicios o a los que se podría enviar todo tipo de ofertas que se adaptaran a sus gustos y necesidades. Sin embargo la realidad es que la internet actual apenas si se acuerda de la tercera edad.

Un futuro prometedor

Las personas que están ahora en la tercera edad nacieron en el año 50 o antes. Eran otros tiempos, de analfabetismo, en los que aprender a leer y escribir era suficiente. Ésas son las personas que se tendrían que poner ahora delante de un ordenador. Nos encontramos, por tanto, con la primera barrera, la de la alfabetización.

Otro gran problema al que se enfrentan es el manejo del dispositivo en sí. Ya comentaba en un artículo anterior que para muchos de nuestros mayores el mando a distancia de la tele ya supone todo un reto. La realidad es que a día de hoy la mayoría No usan Smart phones hasta el punto de que los fabricantes han relanzado dispositivos de uso sencillo en el que prácticamente sólo se incluye la agenda y la opción de llamada. Por supuesto ni whatsapp, ni conexión a internet. Y las operadoras siguen manteniendo tarifas de solo voz pensando, entre otros, en el cliente mayor.

Parece por tanto que a día de hoy no se dan las circunstancias para apostar por una estrategia de negocio basado en las personas de la tercera edad como público objetivo ya que nos encontraríamos, entre otros, con los inconvenientes que hemos mencionado y en un entorno de negocio tan cortoplacista como el que vivimos no sería viable.

Otra cosa es el medio plazo. Volviendo a la encuesta del AIMC vemos que el siguiente segmento de edad, el de va de los 55 a los 64 años, ya supone prácticamente un 7% de los usuarios de internet.
Esto suponen casi tres millones de usuarios que de aquí a 10 años estarán en el grupo de la tercera edad pero ya con una experiencia y conocimientos suficientes como para pasar a ser considerados un target estratégico y potenciales consumidores, algo que deberían tener presente las compañías en sus planes de negocio.

Comparte










Enviar