Coaching legal: Tengo un dato ¿Quién me lo quiere comprar?

By in Publicidad, TENDENCIAS

¿Acaso te has preguntado cuánto vale tu información personal en la red?

No somos conscientes de lo alegres que somos volcando nuestra información personal en blogs, concursos, sorteos, redes sociales, foros, etc. Tu información personal vale dinero, se compra y se vende. Hay empresas cuyo único negocio son los datos y obtienen grandes ingresos gracias a la información que tú les proporcionas gratuitamente.

No te hagas el sorprendido!

Nuestros datos son muy valiosos por las empresas que se nutren de nuestra información para diseñar campañas de marketing mucho mas personalizadas, bien segmentadas y orientadas a intereses.

Somos los propios usuarios quien alimentamos la maquinaria que permite que las empresas afinen su puntería y mejoren su artillería para llegar hasta nosotros. Nos ponemos a tiro vamos. Si bien en España el Big Data está en fase inicial, no debemos suministrar el avance de toda esta maquinaria que promete ser el futuro del marketing. Un futuro donde las empresas te conocerán más que tu madre y podrán anticiparse a tus deseos.

¿Pero cómo es posible que les demos algo tan valioso gratis? Seamos honestos, nadie lee las políticas de privacidad de las empresas, a veces, ni siquiera nos molestamos en saber si la tienen, y eso significa, que desde la omisión o el desconocimiento, estamos dando un cheque en blanco a esas empresas para que hagan con nuestros datos.

Y resulta que les puede dar la gana lucrarse de nuestros datos y venderlos a otras 100 páginas más, como lo oyes, porque solo deben indicarlo en su política de privacidad y tú cuando le das al botoncito de “acepto política de privacidad” le estas dando tu consentimiento para ello y para cualquier cosa que incluyan en su política.

Por eso es necesario que al menos te tomes la molestia de leer el apartado que dice: “Cesión de datos a terceros” porque el hecho de que la información la hagas pública no significa que estés autorizando a que se utilice con  determinadas finalidades, intenta averiguar al menos para qué se va a utilizar tu información.

Otra manera de saber que nuestra información es valiosa, es cuando te canjean tus datos a cambio de servicios aparentemente gratuitos. Es la frase de siempre: “cuando algún servicio es gratis es porque tú eres el producto”. Y lo cierto es que muchísimas empresas obtienen beneficios millonarios por la información de sus usuarios, a más datos, más valiosa es la empresa ,¿cual crees que es el principal activo de facebook? ¿Qué valor tendría facebook en el mercado si se quedara sin usuarios? . Por lo tanto, el usuario debe ser consciente de ello y debemos implementar las medidas necesarias para garantizar que esa información se preste con las debidas garantías legales.

Estamos enriqueciendo de manera continua nuestra “identidad digital” cada vez que intervenimos en una red social, participamos en un blog, comentamos, damos un “me gusta” o seguimos a alguien, de esa identidad digital se alimenta el Big Data y toda la ingeniería social.

Por otra parte, ya se puede cuantificar el valor unitario de los datos personales. Me sorprendió hace poco descubrir que la publicación norteamericana Financial Times ha creado una calculadora digital en la que podemos averiguar exactamente cuánto valen nuestros datos para un “agente de datos”, y según esta publicación la media es inferior a un dólar por persona.

La calculadora creada por Financial Times basa su resultado en cuestiones como la edad, sexo, situación económica, nivel de estudios, etc. También es importante para los vendedores de datos tener información acerca del interés de la persona por comprar algún tipo de producto específico, sobre todo los que suponen una inversión mayor.

Digamos que ese el precio en el mercado blanco, pero no podemos olvidar el mercado negro, donde los datos son “robados” gracias a la ingeniería social de redes de cyberdelincuentes.

En este caso los precios de los cyberdelincuentes oscilan de €1,5 y llega hasta los €225, dependiendo de qué se quiera adquirir.Estamos hablando de una industria que no deja de idear fórmulas para “pescar” datos.

Una industria que mueve miles de millones, los datos más jugosos son también los más sensibles.

Así, un trabajo de Symantec indica que los datos de una tarjeta de crédito se pueden comprar en internet por €1,50 si se compran en grandes cantidades, mientras que el precio por los datos de acceso a una cuenta bancaria en línea asciende a unos €225 euros.

Todo está convenientemente tarificado y tipificado. También se venden los datos de acceso a computadoras personales por unos €5, mientras que los datos completos de una identidad robada, con el número de la seguridad social y de la tarjeta de crédito incluidos, cuesta menos de €15.

Como ves, tu información personal tiene un precio, las empresas pagan por ello, si la vas a regalar, al menos elige bien a quién, sé cauto, no te regales a cualquiera.

Comparte










Enviar