4 Claves de innovación fundamentales para tu empresa

By in Dirección de ventas

La innovación y la creatividad son los activos que van a marcar la diferencia en un futuro, entendiendo la innovación como algo que va mucho más allá de la tecnología. Estamos en un momento de aprendizaje continuo y cambios permanentes. 

El futuro está aquí

Más allá de la llegada de internet y los dispositivos móviles parece evidente que la evolución tecnológica supera la capacidad de evolución humana. La tecnología que en su día se relacionaba con la industria armamentística y la conquista espacial, ha entrado en nuestros bolsillos en dispositivos cada vez más avanzados y multifuncionales. ‘Se estima que el 90% de los científicos que han pisado la Tierra están vivos actualmente’.,

En la próxima década la neurociencia, la nanotecnología, la robótica, la inteligencia artificial y el big data revolucionarán aún más nuestras vidas. El crecimiento de la incertidumbre aumenta de forma dramática. Ningún ser humano está preparado para la velocidad de cambio en la que todo evoluciona muy rápidamente. Cada 5 minutos Disney saca al mercado un nuevo producto, y la vida media de los productos tecnológicos es de 3 meses antes de que saquen un nuevo producto superior. Innovación continua y permanente.

Para lograr crear un monopolio temporal, las empresas tienen que apostar por la innovación, la creatividad y la superación constante.

En los últimos tiempos hemos visto como las barreras entre la vida personal, el ocio, el trabajo se difuminan entre sí. Recuerdo cuando no hace muchos años cuando algún compañero de trabajo recibía por parte de la empresa una blackberry. Era una sensación agridulce: dulce por el reconocimiento y la confianza, pero agria por la responsabilidad de tener que contestar los emails de tu jefe a cualquier hora del día. Si irse de vacaciones supone acarrear con un móvil y contestar a tus clientes ¿en qué lugar dejamos la familia y el tiempo libre? ¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

Es momento de hacer las cosas de manera diferente, empezando por la educación de las nuevas generaciones, y continuando con la manera de organizar el trabajo.

En un mundo donde todo cambia constantemente, la superproducción arrasa la ley de la oferta y la demanda, los etéreos bytes sustituyen los átomos, y las fronteras desaparecen es necesario hacer las cosas de otra manera. Para lograr crear un monopolio temporal, las empresas tienen que apostar por la innovación y la creatividad y una superación constante.

Claves de innovación para una empresa de éxito

En su libro Funky business forever, los suecos Jonas Ridderstrale y Kjell Nordstrom definen algunas características que tienen que tener las empresas si quieren destacar en estos nuevos tiempos.

1. Está enfocada

La primera característica de la que hablan los autores suecos es el enfoque. ‘No pretende ser todo para todos, sino que aspira a ser algo para alguien’. Una empresa debe mantener un punto de vista estrecho, lo primero es asegurarse de definir muy bien a su público ideal, una ‘tribu global’, con la que comparta valores y actitudes y girar entorno a sus necesidades. Des esta manera ‘logrará grandes beneficios económicos independientemente del tamaño del clan o la ubicación de sus miembros’.

Se trata de concentrarse en hacer lo que mejor sabe hacer. Especializarse en algo muy concreto, añadirle componentes distintivos y eliminar todo lo que le sobra. ‘Su función no es contratar empleados, sino organizar tareas’. En el mundo, por ejemplo, no existe ninguna fábrica Dell.

2. Está reforzada

En estos tiempos somos testigos de cómo las empresas se están reorganizando. Pero tal vez no de la mejor manera. Hay que ‘saber eliminar la grasa a la vez que fortalece sus músculos’. De igual manera que tras la Segunda Guerra Mundial, los soldados que habían combatido en Europa modificaron las pesadas Harleys para crear un nuevo género de motocicletas Chopper eliminando piezas que no aportaban valor y optimizando el rendimiento al máximo.

Las empresas deben reforzar el conocimiento mediante el aprendizaje continuo de todos los miembros de la organización, distribuyendo el conocimiento e invirtiendo activamente en la formación del personal para ‘transformar el capital humano en capital estructural’

Es imprescindible profundizar en la relación con el cliente para conocer sus necesidades de forma integral. Es posible que una marca pueda iniciar nuevas oportunidades de negocio muy variadas, siempre y cuando encaje con la filosofía de la marca.

A nivel internacional, las multinacionales de tamaño medio han crecido y no necesitan tener miles de empleados, un buen ejemplo era la app wassap que antes de la compra por Facebook la formaban un equipo de 50 personas

3. Es innovadora

En un entorno tan cambiante es necesario cambiar nuestras actitudes, hay que ser capaces de renovarse continuamente y adaptar nuestra estrategia a las circunstancias, practicando la innovación en todos los niveles de la empresa: gestión estratégica, marketing, finanzas, diseño, dirección comercial, servicio al cliente…

En unos años las máquinas serán capaces de realizar la mayoría de los trabajos, por lo que las personas tenemos que desarrollar aquellas capacidades que nos hacen únicos: la imaginación, la creatividad, la iniciativa. Los recursos humanos girarán entorno al talento, las actitudes y el potencial de las personas más que a los conocimientos y la formación.

4. Es heterárquica

El estilo de liderazgo pasa por nuevos tiempos, un empleado puede tener más seguidores en Twitter que la propia empresa, por lo que hay que dar voz a todos los empleados y fomentar la horizontalidad con múltiples líderes. Ya no hay lugar para las organizaciones verticales, las jerarquías vienen de la antigua Grecia y para que se puedan dar se necesita un entorno con estabilidad dónde los procesos y sus consecuencias son conocidos. Pero en entornos inestables y de cambio continuo no pueden reproducirse estas antiguas estructuras piramidales, el conocimiento y el talento van de un lado para otro constantemente.

En esta vertiginosa metamorfosis, el caos y la incertidumbre dominan todos los ámbitos. Las reglas del juego han cambiado y el éxito de cualquier empresa depende de nuestra capacidad creativa y de innovación, se trata de combinar de nuevas maneras la tecnología, los valores y las instituciones. ¿Ha cambiado tu forma de ver las cosas después de leer este artículo? ¿hacia qué dirección quieres continuar?

Comparte










Enviar