Spotify, Netflix, Google y Apple se embarcan en la lucha por la ‘economía de la suscripción’

By in Vida del cliente

Una reciente entrevista hecha al director general de relaciones de Spotify, Will Hope, por el diario El País, asegura que la compañía está centrada en “potenciar dos fuentes de ingresos que no paran de crecer: la publicidad y las suscripciones”.

“Con 60 millones de usuarios activos, de los cuales 15 millones están suscritos al servicio premium, quienes pagan una cantidad mensual por usar todas las posibilidades de la aplicación”, la cuestión es, en una nueva era de la ‘economía de la suscripción’, sabemos que la retención de clientes es fundamental para el éxito.

Desde el despegue de plataformas de contenido por streaming, están surgiendo dos modelos de negocio: los basados en suscripción por servicios, de la talla de Netflix, Amazon y Hulu; y los servicios de streaming gratuitos con anuncios incorporados, como YouTube, propiedad de Google. Los anunciantes están viendo en este último una fuente de rentabilidad.

En esta lucha por ganar cuota de mercado, Spotify anunció recientemente que está planteando ofrecer a los 15 millones a sus 15 millones de suscriptores utilizar el sistema de audio en streaming, contenido de video bajo demanda. De ser así, Spotify entraría en competencia directa con compañías como Netflix y HBO.

Del mismo modo, esta semana el Wall Street Journal anunciaba que Apple lanzará Apple Music para competir con Spotify, con un servicio de streaming por 10 dólares al mes que estaría disponible también para Android.

En la ‘economía de las suscripciones’ se ofrece a los clientes la comodidad de la cuota mensual para sustituir la necesidad de ir a comprar. Hoy en día, la economía de suscripción ha evolucionado a nuevos extremos. Ahora es posible suscribirse a casi cualquier cosa.

Es posible que te estés preguntando por qué todo el mundo en la actualidad está inmerso en el bazar de la suscripción, tómate un minuto para pensar en cómo este cambio afecta a la forma de hacer negocios con tus clientes. Sin clientes leales, tu empresa falla. Hay menos compromiso y tu cliente puede optar por cancelar la suscripción en cualquier momento.

Comparte










Enviar