¿Puede la calidad de los datos afectar a la implementación de tu CRM?

By in Prácticas CRM, segmentación de clientes

¿Es la calidad de los datos la piedra angular en la gestión de las relaciones con clientes? Según Mike Boysen, consultor CRM y conocido blogger internacional,  cuanto más pobre es la calidad de los datos, más pobre se vuelve en la aplicación de un CRM.

Para sacar el máximo provecho a una solución CRM la información del cliente debe ser exacta, actualizada y estandarizada, con la posibilidad de realizar duplicaciones de contenido de forma flexible. Lo que más importa no es la cantidad de los datos, piensa que más no es necesariamente mejor, sino lo que realmente importa es que tus datos puedan ser realmente útiles y fáciles de interpretar.

Trasladar una base de datos a un sistema CRM para controlar la información requiere de precisión, consistencia e integridad.

Un conjunto de datos incorrectos o incompletos puede dar lugar a una comercialización ineficaz y una insatisfacción de los clientes. Entonces ¿Cómo evitar esta disfuncionalidad de tus procesos? Filtrar datos no es algo que se puede hacer una sola vez. Es un proceso continuo. Los datos que mantienes en una base de datos son para siempre, porque los clientes se ‘casan’ contigo, pero ¿qué ocurre tras el divorcio? Cambian las direcciones, los números de teléfono. En esta labor tendrás que corregir o eliminar los datos inexactos u obsoletos antes de adoptar o cambiar a un nuevo sistema CRM. En esta labor, Boysen asegura que es necesario validar los registros al menos una vez cada trimestre.

Empleando un sistema CRM (administración basada en la relación con los clientes) flexible y adaptado a las empresas, podemos emplear el big data para sostener y ampliar acciones efectivas de marketing para los clientes potenciales y brindar una experiencia personalizada a los clientes existentes, asegura un whitepaper de Microsoft titulado Big Data: ¿Qué es y por qué es relevante?

¿Te encuentras todavía en la fase de planificación de un proyecto CRM? Analiza tus datos antes de la importación para localizar posibles problemas que podrían retrasar la ejecución de tu sistema.

Purga tus registros inactivos y elimina los datos caducados o duplicados; confirman que los registros existentes cumplen con los requisitos mínimos de categorización; crea campos personalizados en la aplicación para dar cabida a la información.

Trasladar una base de datos a un sistema CRM para controlar la información requiere de precisión, consistencia e integridad. Además, si asignas responsabilidades en la gestión de datos a un empleado o grupo específico, como por ejemplo el equipo de ventas o marketing, podrás asegurarte del control de la calidad de tus acciones comerciales.

Comparte










Enviar